Carlos Cristos, apurando la vida…

Os dejo el trailer de uno de los documentales que he visto que mas me han impactado. No he encontrado el documental completo en ninguna parte, aunque tuve la suerte de encontrármelo hace unas semanas haciendo zapping en la tele.

“Las Alas de la Vida” resume en 90 minutos los últimos años de Carlos Cristos. Un hombre bueno en esencia. Medico generoso y emprendedor, divulgador científico, compositor, deportista, amigo, esposo y padre. Tocado por la desgracia de una enfermedad rarisima e incurable nos sorprende con su sonrisa y su fuerza, nos avergüenza por dejar escurrir el tiempo entre banalidades y preocupaciones estúpidas, y nos recuerda, mientras esta prisionero en un cuerpo que fracasa día a día, que no volveremos a vivir los minutos que dejemos pasar, que cada segundo cuenta, cada amanecer, cada beso, cada sonrisa… apurando la vida.

COMUNICADO DE LA FAMILIA DE CARLOS CRISTO ( 27 de abril de 2008 )

”No importa que la leña se consuma si al arder da buen fuego” —Carlos Cristos

CARLOS CRISTOS (51 años), el médico protagonista del documental Las Alas de la Vida, falleció en la madrugada del sábado 26 de abril del 2008 con el sosiego y la serenidad que él siempre había deseado para sí y para los demás, en su domicilio de la localidad de Sa Cabaneta, en Mallorca, rodeado de los suyos. Las exequias han tenido lugar el domingo 27 de abril en un acto íntimo y emotivo con familiares y amigos.

Carlos Cristos fue médico de familia, profesión a la que se entregó apasionadamente porque ser médico “de pueblo” y tratar a los pacientes cara a cara fue su deseo desde niño. Comprometido con la sanidad pública, contribuyó con su esfuerzo a su mejora, diseñando, entre otros, un programa de informática sanitaria que fue pionero a nivel mundial. Su visión humanista de la medicina le llevó a realizar también tareas de divulgación sanitaria, con un espacio de salud en Radio 5 de RNE que estuvo en emisión muchos años hasta que el avance de la enfermedad dificultó sus dotes de locución. Hombre generoso y amable, tuvo muchos amigos y una fuerte influencia entre sus colegas, contribuyendo a la formación de diversos grupos de trabajo y asociaciones profesionales de medicina familiar. Participó como médico voluntario en Ruanda, país con el que mantuvo una fuerte vinculación toda su vida, ayudando a reconstruir su estructura sanitaria. En esta solidaridad veía Carlos nuestra forma de trascendencia: “quedará de nosotros” -afirmaba rotundo- “lo que dejemos hecho para los demás”, para la “manada” a la que él pertenecía.

Carlos Cristos era miembro de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), de la que fue nombrado Miembro de Honor.

Carlos fue un hombre habilidoso y con sólida formación científica. Sus inventos le proporcionaban un gran placer intelectual. Meticuloso y sistemático, elaboró diversos artilugios para ayudar en su vida cotidiana a las víctimas de su enfermedad pero también proyectos de gran complejidad como el que confeccionó para extraer el fuel del petrolero “Prestige”, que estuvo entre las soluciones barajadas. Sus manos y su paciencia le hicieron también experto en la recuperación de instrumentos de música tradicionales. La música fue junto con la medicina su pasión. Fue miembro de grupos de música popular gallega, tocó diversos instrumentos y compuso varias piezas, una de las cuales, Chegando a Amil, es el leitmotiv de la banda sonora de la película.

Diagnosticado de una rara enfermedad neurodegenerativa irreversible (Atrofia Sistémica Múltiple), Carlos se enfrentó a su situación con decisión y entereza. Mantuvo su actividad física e intelectual superando con su esfuerzo e ingenio las limitaciones físicas que le iba imponiendo la enfermedad. Investigó su propio padecimiento, probó diversos tratamientos y se convirtió, por Internet, en consejero de enfermos de esta afección de todo el mundo. Una de sus preocupaciones más intensas fue el tratamiento de los enfermos terminales y los cuidados paliativos. Este tema absorbió gran parte de sus fuerzas deseoso de que la sociedad reflexionara sobre un asunto de una importancia creciente. Carlos Cristos ideó y animó el largometraje documental Las Alas de la Vida, dirigido por su amigo Antoni P. Canet. El documental acompaña a Carlos Cristos durante sus últimos años, y da cuenta no sólo de la experiencia humana de ese tránsito, sino también del estado de la investigación científica, de las esperanzas de los seres humanos, de su coraje, de sus preocupaciones, de sus éxitos y fracasos, de las reflexiones sobre la vida y su valor. Carlos prometía al espectador, al inicio del film, que iba a hablar de la vida y de la muerte con una sonrisa. Y así fue. La película no iba a ser una advertencia sobre la inminencia inevitable de la muerte. Sería un canto a la vida, sabiendo que la vida es un fenómeno frágil y limitado, pero absolutamente hermoso y único. Carlos reflejó en Las Alas de la Vida su saber estar, su generosidad, su coraje y su sabiduría. Y los espectadores lo entendieron así. La película obtuvo el premió al mejor documental de la Seminci de Valladolid (2006) y una larga serie de premios cinematográficos y numerosos reconocimientos a la calidad humana de Carlos Cristos (ver en esta web).

El pasado día 9 de febrero Carlos Cristos recibió en su domicilio la visita del ministro de Sanidad y Consumo –Bernat Soria-, que quiso testimoniarle personalmente su reconocimiento y manifestarle el interés del Ministerio en divulgar la película, atendiendo a los valores que posee el documental, para ayudar a cumplir los objetivos de la Estrategia de Cuidados Paliativos.

Una semana antes de su fallecimiento, Carlos Cristos vio su proyecto totalmente cumplido con la emisión del largometraje en Versión Española de TVE, donde Bernat Soria hizo público su compromiso de divulgar la película. Tuvo tiempo para que le leyéramos -él ya no podía-, centenares de e-mails de los espectadores de la película que le manifestaron su gratitud. Carlos no dejó de manifestarnos su emocionada gratitud hacia ellos.

Esta nota se emite después de la incineración, por expreso deseo de la familia.

About these ads

11 comentarios to “Carlos Cristos, apurando la vida…”

  1. leolo Says:

    Hay 2 tipos de héroes:

    1- Los de los comics.
    2- Estos héroes de la realidad, historias dignas de contar y no olvidar.

    Saludos

  2. Mª Dolors Says:

    Me da fuerzas pensar en Carlos Cristos, en mi profesion de enfermera, he recomendado la película a mis amigos. Como madre me ha ayudado en el diálogo con mi hija, ella tiene un diagnóstico que ha cambiado su horizonte de vida, independientemente de la etiqueta, creo importante que ella pueda elaborar su propio canto a la vida, así que le he pasado la cinta. Soy mallorquina y vivo en Barcelona, hace una semana volví a casa, y ordenando cajones encontré que Carlos había sido el médico de mis familiares queridos en Son Sardina. Mi agradecimiento

  3. José Ernesto Gomez Lopez Says:

    Carlos Cristos vivirá eternamente en mi corazón. Su vida es una demostración de la fuerza de la esperanza, de la bondad humana generosamente entregada. He visto con mucho dolor, atrapado, la pelicula. Pero también he reido y gozado de su buen humor en los malos momentos. Hemos de estar agradecidos a personas como Carlos que hacen de este mundo algo más humano y digno de creer aun en él.

  4. MANEL Says:

    Hoy 19/06/09 he llegado un poco tarde a su historia, pero yo tengo una película parecida muy cerca y seguro que el testomino me ayudará a mejorar en el papel que me toca vivir.

  5. rosa crespo Says:

    Vi la pelicula de Carlos, la primera vez que la pusieron en TV. y desde ese momento lo he tenido presente, preguntandome como estaria y ayer al verlo de nuevo el la 2 pense que todo su sufrimiento habia terminado, me impacto tanto… que núnca lo olvidare, yo he sufrido mucho y creo que él me ayudo a sobreponerme de grandes perdidas dentro de mi familia.

  6. Susan McMillen Villar Says:

    Han pasado 4 años desde el fallecimiento de Carlos Cristos y estoy viendo el documental sobre él por primera vez. Me es muy personal porque hace casi 6 meses perdí a mi esposo, otro médico español, especialista en enfermedades infecciosas que murió de leucemia, pues de injerto contra huesped. Es decir que el transplante atacó su propio ser hasta matarle.

    Soy su esposa, norteamericana, doctora en filosofía y letras, no medicina. Pasamos 280 días en el hospital y en muchas maneras el caso de Carlos me acuerda de la situación de él. Hubo problemas con los transplantes desde el principio. Rompió una bolsa de los dos cordones umbilicales y ese transplante no enganchó. Su equipo de médicos le explicó que un segundo transplante de adulto sería un experimento y como médico e investigador entendía bastante bien lo que le pasaba. Como Carlos, también seguía con esperanza hasta el final.

    Me hubiera gustado ver este documental antes para entender mejor lo que estábamos enfrentando aunque la enfermedad era muy diferente. Sin ninguna preparación en medicina el proceso de mi marido fue todo un misterio para mí. Pero cómo entiendo lo que dice la mujer de Carlos como cambia los proyectos, los sueños de un ser, de toda una familia.

    Espero que Carmen, su esposa y su hija y toda su familia estén bien y que hayan podido con toda la situación. Pensaba que la enfermedad iba a ser lo peor, pero sin duda vivir sin el ser querido sabiendo lo que han luchado, lo que han sufrido, lo que han tenido que pensar es de verdad aun mucho más difícil.

  7. Jose Manuel Says:

    Soy un español que vive en USA y lo e visto por la tv,realmente espectacular el documental,estoy con mi mujer dispuesto a dormir y con lagrimas en mis ojos escribiendo esta nota,muy emocionado….Un gran tipo digno de mi admiration…

    …un gran abrazo!

  8. María Narea Says:

    Vi hoy por la TV española el documental, es aleccionador y optimista, qué fuerza espiritual tan grande la de este hombre. No dejó de alentar a los suyos, a otros enfermos y a sí mismo. Fue construyendo y adaptando su vida cotidiana a los avatares de su enfermedad, sin perder la bondad, sin amarguras. Un ser admirable suyo testimonio vivirá en mi corazón por siempre!

  9. Dennis I. Cortes Says:

    Gracias a personas como Carlos Cristos, se da uno cuenta de que la mayoria de nosotros vive rodeada de lujos y oportunidades. Su leña ardio, y dio buen fuego.

  10. Anónimo Says:

    Desde anoché que ví por primera vez esta lección de vida,no he dejado de pensar y meditar en las palabras de Carlos.Hasta anoche no sabía quién era y hoy es uno de esos encuentros que te dejan huella.Gracias Carlos por regalarnos esa, tu vida! Beatriz,desde Suiza.59 años.

  11. xiomara Says:

    lei sta nota porq hace poco conoci la historia de carlos, ( digno de admirar )y creo q a mi familia le va a tocar algo similar porq tengo un hermano con 46 años q padece sta enfermedad y estoy buscando todo lo relacionado con sta .desde sta nota quisiera pedirle a su sposa,de ser posible comunicarme con ella,me llamo xiomara ,soy cubana y vivo en tenerife,mi correo es xismeyra@hotmail.com
    .gracias


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: